Un gran espectáculo

Martes, 25 de junio a domingo, 30 de junio de 2019 – De Pallasca a Caraz

Un comienzo difícil

El martes salimos de la misión de la ONG del Padre Daniel. Estamos tristes, hay un buen ambiente en esta organización. El Padre Daniel es un gran hombre y lo admiramos por sus acciones. Aquí tomamos una buena lección de humildad. 

La carretera del día es un descenso de 80km compartido entre los caminos de betún y tierra. El paisaje ha cambiado por completo, estamos en un hermoso valle del desierto. Casi no hay casas y calor abrasador. 

Terminamos en el pueblo de Chuquicara, situado en medio de la nada. Un pequeño hostal con comodidad rudimentaria nos permite encontrar una cama para pasar la noche. Podría decirse que el hotel más básico que hemos encontrado, sin ducha caliente, un agujero en la pared actúa como una ventana, pero extrañamente hay wifi. Además, el edificio se encuentra al pie de un acantilado del que se puede desprenderse de la montaña de grandes guijarros.

Huallanca y un sitio hidroeléctrico

Miércoles, después de una noche tranquila en Chuquicara y un wifi que no funcionaba y por una buena razón la electricidad se cortó en la noche durante tres días. El propietario nos dice que está previsto para tres días, pero puede durar una semana. 

Volvemos al "Caon de Pato" La carretera es tranquila, pero hay muchos túneles que cruzar. El espectáculo que ofrece el cañón es magnífico. Casi no hay vegetación, pero una gran cantidad de guijarros que caen de las paredes de la montaña. Pasamos por el pueblo de Huallanca donde hay una central hidroeléctrica que nos hubiera gustado visitar, pero por desgracia, por razones de seguridad nacional está prohibido. Aquí la compañía eléctrica alberga a su personal en un espacio verde que ha creado. Una integración exitosa con la naturaleza, el personal debe pensar que están de vacaciones durante todo el año.

Perú es autosuficiente en electricidad, produciendo 10 veces menos electricidad que Francia. En una casa la electricidad es para la iluminación y a veces la nevera, sin calefacción, sin grandes aparatos eléctricos.

La Maravilla del Cañón del Pato

Desde Huallanca comienza la parte más bonita del cañón. El camino serpentea a través de la montaña y el espectáculo de estos acantilados es de increíble belleza, avanzamos entre dos paredes de roca. Desde la roca, una carretera de un solo carril sin protección con precipicios vertiginosos, un arroyo santa en el fondo del valle, 39 túneles de una sola vía y sin luz. En una bicicleta la falta de luz en los túneles los hace cruzar bastante peligrosos, especialmente porque el suelo es a menudo suciedad. A pesar del abrumador calor y la altitud, el placer de cruzar este lugar es inmenso. La zona está deshabitada debido al terreno inhóspito.

Esta noche dormimos en una pequeña aldea llamada Nueva Espéranza. El alojamiento del día es un pequeño hotel con dos habitaciones sin confort y ducha de frío.

El jueves pasado en el camino al cañón del pato, la vegetación está ahora un poco más presente. El calor sigue ahí, en promedio 35oC y sin avión de ola de calor. Nuestro consumo de agua es de unos 5 litros por día por persona. La carretera es muy tranquila con poco tráfico, pero tiene un gradiente significativo al final de la ruta.

Llegada a la ciudad de Caraz donde nos conformamos durante 2 días. Ciudad mediana donde como en todas partes hay el mercado todos los días.

Reunión del día: 2 var franceses en un viaje en un 4X4 arreglado.

Viajamos: Martes 82km. Miércoles 57 y Jueves 52km

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
22 + 26 =