Pasando por Chile

Miércoles, 16 de octubre a lunes, 21 de octubre de 2019, frontera con Chile, y luego regreso a Bolivia

Miércoles después de un abundante desayuno preparado por Sophia, salimos de Sajama para Chile. Tenemos que cruzar una última zona desértica antes de llegar a la frontera donde nos encontramos con kilómetros de atascos de tráfico esperando controles aduaneros. 

Para nosotros el paso de las costumbres chilenas es un infierno. Más de 3 horas con un control completo de todo nuestro equipaje. Al final, los funcionarios de aduanas sólo tomarán dos plátanos. En Chile está prohibido entrar con frutas y verduras. 

Nuestro día termina en la cabaña del cuidador en Lauca Park. Son muy agradables y nos acomodan en una habitación cómoda, afortunadamente como fuera es un pato frío, estamos a 4300m. Disfrutamos de la hermosa puesta de sol sobre la laguna y el volcán Parinacota.

Las vizcachas en exhibición

El jueves antes de irnos, los guardias nos ofrecieron comida para reemplazar la fruta confiscada en la aduana. Antes de partir hacia el parque de Lauca donde se encuentra la Reserva Nacional de vicuas (vigognes) tenemos derecho al espectáculo de vizcachas jugando frente a la ventana.

El cruce del Parque Lauca se encuentra en un camino de 400km donde cruzaremos zonas desérticas. Los únicos vehículos que encontraremos son los camiones de una mina de boro. Como el camino está seco con cada paso hay una nube de polvo indescriptible.

Esta primera noche dormimos en un pequeño hotel perdido en el desierto “Las Vicuas”. El propietario esperábamos más de dos horas nos preparan una sopa muy caliente y un filete de llama con verduras verdes. El servicio del hotel es mínimo, por lo que la electricidad proporcionada por un generador se corta a las 9 pm.

Pero donde las avestruces se esconden

El viernes continuamos nuestro viaje en este parque del desierto. Vemos vicuna por mil, por otro lado las avestruces se esconden bien y veremos sólo unos pocos. En este desierto la vida silvestre es omnipresente. La tierra en el Parque Lauca se compone principalmente de arena. Es muy difícil plantar un lienzo de tienda y como por la noche hay mucho viento los sujetadores no aguantaban. Colocamos nuestra tienda en el patio del cuidador del parque.

Fotos prohibidas

El sábado salimos muy temprano para evitar el viento de la tarde. En el parque que es de 4300m se eleva desde la 1pm y dura hasta altas horas de la noche. Desgraciadamente a menudo cabalgamos en el viento. 

Esta mañana relajante descanso en las aguas termales del salar de Surire. Hay como calafateos de agua caliente ubicados en el medio de la nada. El espectáculo es grandioso y un poco irreal. Estamos solos y es un baño en el aparato más simple, qué alegría, un baño agradable en este enorme y desértico espacio.

Después de esta parada reanudó nuestra travesía donde siempre nos encontramos con vicunas, llamas, alpacas por cientos, las avestruces han desaparecido de nuevo. Hay algunos esqueletos de animales en el suelo, probablemente los restos de la comida de los pumas que viven en el parque. Terminamos el día en un pueblo abandonado donde hay una pequeña iglesia. Nos instalamos en un cobertizo con nuestro lienzo de tienda. Servicio mínimo sin agua, internet o electricidad.

Volcanes activos

El domingo pasado en el parque donde el espectáculo sigue siendo tan impresionante. La última parte nos lleva a través del Parque Volcán. Muchos de ellos dejan salir un penacho blanco, humo o vapor, difícil de notar la diferencia. 

Los últimos kilómetros que nos llevan a la frontera boliviana son un infierno. La deformación del camino de tierra que parece hierro corrugado nos ralentiza y sacude las motos con mucha fuerza.

Este domingo son las elecciones presidenciales en Bolivia y en este día todas las fronteras del país están cerradas y el tráfico de todos los vehículos está prohibido

De vuelta a Bolivia

Lunes, de vuelta en Bolivia. En la frontera hay una actividad intensa y una impresión de trastorno anónimo. 

Nuestra ruta del día nos llevará a la isla de Coapasa. El suelo blanco está hecho de sal y el camino a la isla parece interminable. 

Eventualmente lo alcanzaremos con bicicletas cubiertas de sal. Como en la isla el agua dulce es escasa, debemos lavarlas con agua salada. Esta noche nos alojamos en un hotel que incluye sólo una habitación.

Cubrimos 304 km incluyendo 280 pistas sin pavimentar. Mapa simplificado

Nos vemos pronto para un futuro artículo donde hablaremos sobre cruzar uno de los desiertos de sal más grandes del mundo. 

El Altiplano

Miércoles, 9 de octubre a martes, 15 de octubre, viacha en Sajama Park

El miércoles salimos de la ciudad de Viacha, un remoto suburbio de La Paz. Conducimos en el altiplano entre 3800 y 4100m, el paisaje es grandioso y hermoso. A esta altitud la vida animal poco, sólo las vacas, ovejas, llamas y alaguas están presentes. La gente vive en pequeñas casas construidas de tierra con techos de paja. La comodidad es poco corriente, especialmente porque en general no hay electricidad.

Pueblo de desastres

Un día tardío que termina en el pueblo de Corocoro. Un sitio de desastre, hace 40 años el pueblo tenía 25.000 habitantes, hoy hay menos de 800. La vida giraba en torno a una mina de cobre, pero redujo su actividad. Todas sus galerías han sido inundadas sólo hoy en día sigue siendo una extracción a cielo abierto. En su apogeo, el sitio empleaba a 3000 personas, ahora unas pocas docenas. Rubén, un empleado del municipio, nos alberga en su casa. Un hermoso encuentro con un hombre que tiene un sentido de hospitalidad.

Regreso a la escuela

El jueves salimos de Rubén después de la foto tradicional. Tomamos la carretera que nos llevará al Salar de Uyuni, después de un corto desvío de 700km a través de Chile. El paisaje es hermoso y se diversifica a medida que pasa el km. Los caminos están destrozados, conducimos por un camino que la gente llama hierro corrugado. De hecho, estamos sacudidos, pero acabemos llegando sanos y salvos al pueblo de Calacoto. Un pueblo donde los turistas tienen que confiar en los dedos de una mano. Por otro lado, la gente es muy acogedora. Una marea alrededor de las bicicletas, tanto adultos como niños, momentos agradables para vivir. Terminamos nuestro día en una habitación de la universidad donde pasaremos la noche. 

Un pueblo fantasma

El viernes el camino es verdadero un laberinto y sin este invento llamado GPS, hay una buena posibilidad de que no encontremos nuestro camino allí. 

A altitud en estas grandes praderas nos encontramos sólo con lamas y alaguas. Con la lana de estos hacen mantas calientes que pesan un peso increíble. 

Nuestro día termina en un pueblo fantasma sin nombre. Nadie parece vivir allí bien cuando hay alrededor de cincuenta casas, una escuela y un complejo deportivo. La única población que encontramos allí son llamas y alaguas que se divierten tranquilamente. No son salvajes y posan felizmente para la foto.

Un rebaño que nos encontramos nos informa que ayer un puma para comer seis de sus animales. Esperemos que no se invite a nuestra web por la noche. Acampamos cerca de una iglesia que no tiene campanario. Un monumento como hay muchos en el campo boliviano, es decir, sin estilo y apariencia de la iglesia. 

El pueblo no tiene agua corriente ni electricidad.

Un pueblo de piedras

El sábado cruzamos una hermosa zona llamada pueblo de piedra. Están en todas partes y en todas sus formas. Con un poco de imaginación podemos ver animales relacionando nuestro camino. Un día lleno de sorpresas con cruces de ríos y esta vez sin puente. 

Algunos de los eventos del día:

  • Un avestruz nos acompañará unos cientos de metros con sus crías.
  • Una mujer boliviana nos muestra cómo cortar una llama, 
  • Gardner se aloja con nosotros en un centro de salud en el pueblo de Okuroco (como un hospital de campo) 

Domingo después de salir de Gardner, continuamos nuestra ruta en Sajama Park, La carretera es difícil pero plana. Siempre conducimos entre llamas, alaguas, vicunas y avestruces silvestres. Los pueblos por los que pasamos están desiertos y sin posibilidad de suministros. 

El final del día es extremadamente doloroso. El viento ha aparecido, sopla desde el frente y ha cubierto el camino con arena. Terminamos en el pueblo de Sajama a los pies del volcán del mismo nombre. Un monstruo de 6500m cubierto en su cima por la nieve.  Este es el punto más alto de Bolivia.

De Lama al menú

Sajama un pueblo tranquilo donde aprovechamos la oportunidad para descansar. Nos encontramos con Sophia que nos alquila una pequeña habitación. Nos prepara para comer y esta noche es filete de llama con papas fritas. Las curiosidades del pueblo son sus aguas termales llamadas géiseres y, por supuesto, volcanes.

Hecho notable de la semana: 

Más de 300 km de camino de tierra en el altiplano con mucho polvo y cinco días sin ducha. Mapa simplificado de la ruta

Bolivia y La Paz

Lunes, 30 de septiembre al martes 8 de octubre desde la frontera boliviana de Puerto Acosta hasta La Paz y Viacha

Esta mañana cruzamos la frontera boliviana en Puerto Acosta. Los trámites son rápidos y los funcionarios de aduanas muy amable. Para el último día caminamos por las orillas de Titicaca, este hermoso lago situado en Altitude. este lugar es realmente una maravilla.  La etapa del día nos llevará a Achacachi. Aunque no es una pequeña ciudad turística, hay un montón de entretenimiento. 

Reunión: una pareja alemana Andrea y Anita.

Ciclismo en la ciudad de La Paz

El martes nos dirigimos a La Paz, la capital administrativa de Bolivia, siendo extraoficialmente Sucre la capital institucional. Conducimos por el altiplano por una carretera con dos carriles, con el viento en la parte trasera, esa felicidad. Montar en el altiplano a más de 3800m es agradable aunque el paisaje no varía mucho.

Llegamos a los suburbios de La Paz y allí el cambio está completo, un infierno de tráfico con cientos de mini buses que circulan de manera desordenada. Aquí es la ley de los más fuertes y ciclismo es necesario estar extremadamente vigilante, especialmente porque el pavimento está lleno de agujeros.

Los suburbios a donde llegamos se encuentran en la parte alta de la ciudad. El lugar se llama El Alto y se encuentra a 4100m. Desde este lugar podemos admirar la ciudad, que está en un tazón de unos 3000m y el espectáculo es fabuloso, sentimos como admiramos la ciudad desde el cielo.

Viajamos 24 km por las calles de la capital, afortunadamente llegamos en la parte superior. La forma de llegar a la casa de los ciclistas "Casa de los ciclistas" es en la calle baja y a pesar de estar pavimentada esto es más fácil que subirse a las calles.

Encuentro impredecible

Hoy 2 de octubre nos encontramos con Annie y Serge que viven en el mismo pueblo que nosotros en Francia. Están viajando por unas semanas en Sudamérica. Un encuentro que nos hace felices y durante el cual compartimos un largo momento a lo largo de una copa, sólo la felicidad. Gracias a ellos por esta reunión, no dejaremos de visitarlos cuando regresemos a Francia.

La Paz

La Paz es una ciudad boliviana de 2,5 millones de personas. Es la capital más alta del mundo. Parece agradable vivir con ella. Hay diez líneas de teleférico que le permiten pasar de la parte inferior de la ciudad a la parte superior llamada Alto. Son de diferentes colores y permiten un fácil viaje por la ciudad que está completamente congestionada durante todo el día por un tráfico increíble.

En Bolivia la moneda es el boliviano.

Seis días para descubrir la ciudad

Aprovechamos nuestra estancia para visitar la ciudad y en particular los puntos notables: como la Catedral de San Francisco, la Place d'arms, el palacio presidencial, el Valle luna o las calles peatonales.

Visitamos el mercado situado en la parte superior de la ciudad. Se lleva a cabo los jueves y domingos, con una superficie estimada de 33 hectáreas. Aquí los vendedores se instalan en todas las calles y plazas. Podemos encontrar todo tipo de cosas pero ten cuidado no siempre de calidad. La comida callejera es abundante, pero no siempre te hace querer tener tantas reglas de higiene. Por nuestra parte pasamos más de 5 horas sin comprar nada. 

Visitamos la Torre Evo Moralés, el ex presidente de Bolivia. Un momento agradable en esta torre donde los soldados armados nos escoltan constantemente. Evo Moralés no ha sido presidente desde las últimas elecciones, tuvo que huir del país.

A nuestro regreso visitamos el Valle Luna, un sitio que fue nombrado por el astronauta estadounidense Neil Armstrong, el primer hombre que caminó en la luna. Un sitio agradable que se parece a Brice Canyon en los Estados Unidos, pero qué lástima que los edificios aparecen a su alrededor. Un desastre y los bolivianos tendrán que revisar las reglas del edificio de lo contrario en unos años el sitio se habrá ido

Reunión: nos encontramos con Juan Franco a quien hemos conocido varias veces.

Alta para salir de La Paz

El martes 8 salimos de La Paz, el ciclismo es un ejercicio muy difícil en esta ciudad Dos razones: su tráfico infernal y altitud, hay una caída vertical de 500m por menos de 5 km. Para salir tomamos el teleférico púrpura. Pero es complicado, aquí no hay rampa o ascensor donde poner las bicicletas. Afortunadamente, algunos bolivianos muy amables nos ayudan a subir todas las escaleras. Y luego un ejercicio de alto vuelo para poner las bicicletas dentro y fuera de las cabinas, los asistentes de cabina se niegan a ralentizar la instalación.

Día agitado en los suburbios de La Paz. Esta noche dormimos en Viacha, un suburbio lejano de la capital boliviana.

Viajamos desde la frontera boliviana a Viacha: 225km (ruta simplificada)