Un mar en tierra

Miércoles, 25 de septiembre al domingo 29 de septiembre, juliaca en la frontera con Perú

Qué triste es una salida

Adiós a la Casa de los Ciclistas de Juliaca. Un momento emotivo ya que pasamos cuatro días relajándonos con Giovanni el propietario que nos ofreció un hermoso pastel para el cumpleaños de su Casa.

Como siempre salir de las grandes ciudades es un poco difícil. El conductor peruano no respeta las reglas de la carretera; Además, las calles de Juliaca están en muy mal estado. Para algunos conducimos en tierra y con el tráfico hay enormes nubes de polvo. Nos llevará más de una hora llegar al Altiplano peruano a una altitud de 3800m, esperando el mar tierra adentro.

Titicaca un mar interior

A lo lejos vemos el azul de Titicaca, parece el mar. Pasamos por una zona llamada Pitumarca donde las mujeres llevan un sombrero muy especial. Después de muchas paradas con la población, es el descubrimiento del Lago Titicaca, un mar en la tierra de excepcional belleza con su azul. El lago Titicaca es la altitud más alta del mundo.

Vamos a tomar un barco a Amantani, una de sus islas. Como siempre el capitán del barco aumenta su tarifa cuando ve extraños. Pero después de una amarga discusión terminaremos pagando el precio local. Siempre es deportivo tomar un barco con las bicicletas, porque el embarque y el desembarque son siempre complicados. 

Una isla tranquila

Amantani es una isla con altitud y para llegar al centro del pueblo hay que empujar las bicicletas, la pendiente es empinada y las calles pavimentadas. En la plaza central nos encontramos con Olga que nos ofrece una habitación para una tarifa normal de 20S.  El pueblo es encantador, pero al anochecer las calles están desiertas aquí no hay alumbrado público, la isla es alimentada por paneles solares

El jueves recorremos la isla en silencio y sin turista a primera hora de la mañana. Los dos templos de la isla se encuentran en los picos situados a 4200m. El paisaje es desierto y consta de innumerables muros que protegen los cultivos del viento. El panorama es hermoso, es como el medio de un océano. Regreso al pueblo por un camino sin marcar donde nos encontramos con los lugareños que trabajan en su desarrollo. Hablamos extensamente del trabajo que esto representa, que se realiza sólo a mano y sin remuneración alguna.

Y un pequeño paseo en el lago

En el camino de regreso nos despedimos de Olgla antes de tomar un barco de vuelta para cruzar el lago Titicaca, este mar tierra adentro. Desembarcamos en una playa llamada Chiffon antes de regresar al lago. A diferencia de muchos sitios donde el recorrido se lleva a cabo en pocas horas, aquí la pequeña escapada se extenderá a lo largo de 250 km.

Seguimos el borde del lago en un camino de tierra, el panorama es más extraordinario. Esta noche dormimos en Pusi en un hotel muy barato, pero cuyos propietarios no son amables. A primera hora de la mañana los dejamos sin remordimientos. Bajo el sol, continuamos por una carretera de baja turismo donde la gente es acogedora y tiene un diálogo fácil. 

Una pequeña lección de geografía

Nos detenemos cerca de una escuela y allí sorprende a todos los estudiantes salir a la carretera para ver las bicicletas y nuestra bandera que atrae la atención. Hablamos extensamente sobre el viaje y respondemos a las preguntas de los niños. Qué alegría esta reunión, momentos que nos gustaría prolongar el mayor tiempo posible.

Un poco más adelante en un par de agricultores nos detiene para saludarnos. Están ordeñando las pocas vacas que componen su manada. El ordeño se realiza a mano y recogida de leche con motocicletas.

Notamos que alrededor del lago: 

  • Todos los aseos son al aire libre e idénticos. Fueron creados por el gobierno como parte de un programa de salud
  • No hay cementerio, las familias entierran a sus muertos en el jardín o en un rincón del campo.
  • La población de las zonas por las que pasamos habla quechua o aymara.

Hermoso día alrededor de la parte norte del lago que termina en la ciudad de Huancané donde es la fiesta.

Compartamos la comida

El sábado continuamos nuestro viaje por un terreno un poco más difícil. Un camino de tierra y piedra con impresionantes vistas al lago y permitiendo encuentros excepcionales con los habitantes de las zonas aisladas donde se habla la lengua aymara. La población vive a unos 30 km de un centro de la ciudad y como no poseen un coche los viajes son bastante complicados. 

Una familia agrícola haciendo picnics en un campo nos invita a compartir su comida. Este último se compone de motetes locales, patatas y zanahorias llamadas «Oncas».

Terminamos nuestro día en el pueblo de Moho donde dormimos en la Parroquia. Aquí no hay restaurante, pero sólo puestos que venden comida en la plaza central. Una oportunidad para hablar con el público.

Otro vaso pequeño de cerveza

El domingo siempre seguimos la Titicaca. Conducimos en el altiplano a 4000m. Un camino fácil, sobre todo porque tenemos el viento en nuestras espaldas.

Pasamos por el pueblo de Conima que está celebrando. En Perú cada evento es una oportunidad para beber cerveza hasta el punto de la intoxicación. Y durante nuestra travesía, en cada parada los peruanos nos ofrecen una copa de cerveza. Después de unos pocos cientos de millones y no emborracharse, qué batalla rechazar la bebida. Sin embargo, seguirá siendo un momento inolvidable este cruce del pueblo.

Después de este episodio festivo, nuestro viaje a Perú termina en el remoto puesto fronterizo de Tilali. El oficial de aduanas está contento con nuestro paso, sólo dos ciclistas para el día y no hay coches.  Aquí termina nuestra estancia en Perú que resumiremos en un futuro post antes de hablar del próximo país.

Cubrimos: 44 km el miércoles 25 de septiembre, 41 el 26, 46 el 27, 47 el 28 y 53 el 29 o 231km ver mapa simplificado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
8 + 7 =