Bolivia y La Paz

Lunes, 30 de septiembre al martes 8 de octubre desde la frontera boliviana de Puerto Acosta hasta La Paz y Viacha

Esta mañana cruzamos la frontera boliviana en Puerto Acosta. Los trámites son rápidos y los funcionarios de aduanas muy amable. Para el último día caminamos por las orillas de Titicaca, este hermoso lago situado en Altitude. este lugar es realmente una maravilla.  La etapa del día nos llevará a Achacachi. Aunque no es una pequeña ciudad turística, hay un montón de entretenimiento. 

Reunión: una pareja alemana Andrea y Anita.

Ciclismo en la ciudad de La Paz

El martes nos dirigimos a La Paz, la capital administrativa de Bolivia, siendo extraoficialmente Sucre la capital institucional. Conducimos por el altiplano por una carretera con dos carriles, con el viento en la parte trasera, esa felicidad. Montar en el altiplano a más de 3800m es agradable aunque el paisaje no varía mucho.

Llegamos a los suburbios de La Paz y allí el cambio está completo, un infierno de tráfico con cientos de mini buses que circulan de manera desordenada. Aquí es la ley de los más fuertes y ciclismo es necesario estar extremadamente vigilante, especialmente porque el pavimento está lleno de agujeros.

Los suburbios a donde llegamos se encuentran en la parte alta de la ciudad. El lugar se llama El Alto y se encuentra a 4100m. Desde este lugar podemos admirar la ciudad, que está en un tazón de unos 3000m y el espectáculo es fabuloso, sentimos como admiramos la ciudad desde el cielo.

Viajamos 24 km por las calles de la capital, afortunadamente llegamos en la parte superior. La forma de llegar a la casa de los ciclistas «Casa de los ciclistas» es en la calle baja y a pesar de estar pavimentada esto es más fácil que subirse a las calles.

Encuentro impredecible

Hoy 2 de octubre nos encontramos con Annie y Serge que viven en el mismo pueblo que nosotros en Francia. Están viajando por unas semanas en Sudamérica. Un encuentro que nos hace felices y durante el cual compartimos un largo momento a lo largo de una copa, sólo la felicidad. Gracias a ellos por esta reunión, no dejaremos de visitarlos cuando regresemos a Francia.

La Paz

La Paz es una ciudad boliviana de 2,5 millones de personas. Es la capital más alta del mundo. Parece agradable vivir con ella. Hay diez líneas de teleférico que le permiten pasar de la parte inferior de la ciudad a la parte superior llamada Alto. Son de diferentes colores y permiten un fácil viaje por la ciudad que está completamente congestionada durante todo el día por un tráfico increíble.

En Bolivia la moneda es el boliviano.

Seis días para descubrir la ciudad

Aprovechamos nuestra estancia para visitar la ciudad y en particular los puntos notables: como la Catedral de San Francisco, la Place d’arms, el palacio presidencial, el Valle luna o las calles peatonales.

Visitamos el mercado situado en la parte superior de la ciudad. Se lleva a cabo los jueves y domingos, con una superficie estimada de 33 hectáreas. Aquí los vendedores se instalan en todas las calles y plazas. Podemos encontrar todo tipo de cosas pero ten cuidado no siempre de calidad. La comida callejera es abundante, pero no siempre te hace querer tener tantas reglas de higiene. Por nuestra parte pasamos más de 5 horas sin comprar nada. 

Visitamos la Torre Evo Moralés, el ex presidente de Bolivia. Un momento agradable en esta torre donde los soldados armados nos escoltan constantemente. Evo Moralés no ha sido presidente desde las últimas elecciones, tuvo que huir del país.

A nuestro regreso visitamos el Valle Luna, un sitio que fue nombrado por el astronauta estadounidense Neil Armstrong, el primer hombre que caminó en la luna. Un sitio agradable que se parece a Brice Canyon en los Estados Unidos, pero qué lástima que los edificios aparecen a su alrededor. Un desastre y los bolivianos tendrán que revisar las reglas del edificio de lo contrario en unos años el sitio se habrá ido

Reunión: nos encontramos con Juan Franco a quien hemos conocido varias veces.

Alta para salir de La Paz

El martes 8 salimos de La Paz, el ciclismo es un ejercicio muy difícil en esta ciudad Dos razones: su tráfico infernal y altitud, hay una caída vertical de 500m por menos de 5 km. Para salir tomamos el teleférico púrpura. Pero es complicado, aquí no hay rampa o ascensor donde poner las bicicletas. Afortunadamente, algunos bolivianos muy amables nos ayudan a subir todas las escaleras. Y luego un ejercicio de alto vuelo para poner las bicicletas dentro y fuera de las cabinas, los asistentes de cabina se niegan a ralentizar la instalación.

Día agitado en los suburbios de La Paz. Esta noche dormimos en Viacha, un suburbio lejano de la capital boliviana.

Viajamos desde la frontera boliviana a Viacha: 225km (ruta simplificada)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Resolver : *
28 ⁄ 7 =