Pasando por Chile

Miércoles, 16 de octubre a lunes, 21 de octubre de 2019, frontera con Chile, y luego regreso a Bolivia

Miércoles después de un abundante desayuno preparado por Sophia, salimos de Sajama para Chile. Tenemos que cruzar una última zona desértica antes de llegar a la frontera donde nos encontramos con kilómetros de atascos de tráfico esperando controles aduaneros. 

Para nosotros el paso de las costumbres chilenas es un infierno. Más de 3 horas con un control completo de todo nuestro equipaje. Al final, los funcionarios de aduanas sólo tomarán dos plátanos. En Chile está prohibido entrar con frutas y verduras. 

Nuestro día termina en la cabaña del cuidador en Lauca Park. Son muy agradables y nos acomodan en una habitación cómoda, afortunadamente como fuera es un pato frío, estamos a 4300m. Disfrutamos de la hermosa puesta de sol sobre la laguna y el volcán Parinacota.

Las vizcachas en exhibición

El jueves antes de irnos, los guardias nos ofrecieron comida para reemplazar la fruta confiscada en la aduana. Antes de partir hacia el parque de Lauca donde se encuentra la Reserva Nacional de vicuas (vigognes) tenemos derecho al espectáculo de vizcachas jugando frente a la ventana.

El cruce del Parque Lauca se encuentra en un camino de 400km donde cruzaremos zonas desérticas. Los únicos vehículos que encontraremos son los camiones de una mina de boro. Como el camino está seco con cada paso hay una nube de polvo indescriptible.

Esta primera noche dormimos en un pequeño hotel perdido en el desierto «Las Vicuas». El propietario esperábamos más de dos horas nos preparan una sopa muy caliente y un filete de llama con verduras verdes. El servicio del hotel es mínimo, por lo que la electricidad proporcionada por un generador se corta a las 9 pm.

Pero donde las avestruces se esconden

El viernes continuamos nuestro viaje en este parque del desierto. Vemos vicuna por mil, por otro lado las avestruces se esconden bien y veremos sólo unos pocos. En este desierto la vida silvestre es omnipresente. La tierra en el Parque Lauca se compone principalmente de arena. Es muy difícil plantar un lienzo de tienda y como por la noche hay mucho viento los sujetadores no aguantaban. Colocamos nuestra tienda en el patio del cuidador del parque.

Fotos prohibidas

El sábado salimos muy temprano para evitar el viento de la tarde. En el parque que es de 4300m se eleva desde la 1pm y dura hasta altas horas de la noche. Desgraciadamente a menudo cabalgamos en el viento. 

Esta mañana relajante descanso en las aguas termales del salar de Surire. Hay como calafateos de agua caliente ubicados en el medio de la nada. El espectáculo es grandioso y un poco irreal. Estamos solos y es un baño en el aparato más simple, qué alegría, un baño agradable en este enorme y desértico espacio.

Después de esta parada reanudó nuestra travesía donde siempre nos encontramos con vicunas, llamas, alpacas por cientos, las avestruces han desaparecido de nuevo. Hay algunos esqueletos de animales en el suelo, probablemente los restos de la comida de los pumas que viven en el parque. Terminamos el día en un pueblo abandonado donde hay una pequeña iglesia. Nos instalamos en un cobertizo con nuestro lienzo de tienda. Servicio mínimo sin agua, internet o electricidad.

Volcanes activos

El domingo pasado en el parque donde el espectáculo sigue siendo tan impresionante. La última parte nos lleva a través del Parque Volcán. Muchos de ellos dejan salir un penacho blanco, humo o vapor, difícil de notar la diferencia. 

Los últimos kilómetros que nos llevan a la frontera boliviana son un infierno. La deformación del camino de tierra que parece hierro corrugado nos ralentiza y sacude las motos con mucha fuerza.

Este domingo son las elecciones presidenciales en Bolivia y en este día todas las fronteras del país están cerradas y el tráfico de todos los vehículos está prohibido

De vuelta a Bolivia

Lunes, de vuelta en Bolivia. En la frontera hay una actividad intensa y una impresión de trastorno anónimo. 

Nuestra ruta del día nos llevará a la isla de Coapasa. El suelo blanco está hecho de sal y el camino a la isla parece interminable. 

Eventualmente lo alcanzaremos con bicicletas cubiertas de sal. Como en la isla el agua dulce es escasa, debemos lavarlas con agua salada. Esta noche nos alojamos en un hotel que incluye sólo una habitación.

Cubrimos 304 km incluyendo 280 pistas sin pavimentar. Mapa simplificado

Nos vemos pronto para un futuro artículo donde hablaremos sobre cruzar uno de los desiertos de sal más grandes del mundo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
16 + 11 =