Anatolia y Covid

D en sábado 23 de julio al miércoles 3 de agosto, de Trabzon a Dogubayazit, cerca de la frontera con Irán

cultura del té

Después de un buen descanso en Trabzon y con los visados para Irán en mano, nos dirigimos de nuevo hacia la frontera iraní, pasando por la meseta de Anatolia.Nos vamos de la ciudad en un tráfico de locos este sábado 23 de julio. Tras unas decenas de kilómetros dejamos la costa para hundirnos hacia el interior de Turquía. Atravesamos una zona donde se cultiva té, la bebida nacional del país. Los campos están en la ladera de la montaña y muchas personas están ocupadas recogiendo hojas de té. Compartimos unos momentos con los recolectores antes de continuar nuestro viaje en un eje con poco tráfico pero con verdadera dificultad, atravesando túneles sin iluminación. El domingo por la tarde nos detendremos al pie del Col d'Ovit en el pequeño pueblo de Ikizdere. 

El olor del granero

Este lunes por la mañana atacamos la subida del Col d'Ovit, 35 kms por 2000 m de desnivel positivo. La primera parte sube a un ritmo bastante constante en un entorno natural. En el kilómetro 25 sorprende un túnel de 14 km, para evitarlo optamos por tomar un camino de montaña con una subida difícil, la pendiente está entre el 10 y el 13%. Tardaremos 3 horas en llegar a la cumbre, en medio de la niebla y una temperatura cercana a los 0°C. A pesar de nuestra ropa abrigada, tenemos frío. Ecevit y Elmas una pareja de agricultores nos da la bienvenida a su finca. Nos preparan una comida gigantesca (tomates, pepinos, cordero, papas fritas, queso, té, miel, mermeladas, mantequilla, pan). Dormiremos en una habitación situada encima del establo, como el suelo no es impermeable esto tiene algunos inconvenientes olfativos, pero por otro lado nos beneficiamos del calor que produce el ganado. 

El valle

El martes, tras una noche muy tranquila, dejamos a nuestros anfitriones que, antes de partir, nos ofrecen un magnífico desayuno local. Esta mañana la niebla ha desaparecido y la vista del valle desde el collado es sensacional. En invierno esta región se cubre totalmente con varios metros de nieve.
A diferencia del día anterior, el día es fácil, tenemos un largo descenso de 34 km por un camino que alterna asfalto, tierra y túneles, y casi no hay tráfico. Atravesamos zonas escasamente pobladas, las pocas personas que viven allí viven en viviendas bastante precarias. Terminaremos nuestro día en un pequeño pueblo donde, como en todas partes, la población nos cuida. 

Anatolia y osos

Miércoles 27, hoy estamos en la meseta de Anatolia ubicada a 2000m. A pesar de la altitud es de 35°C. Hay que abrir los ojos para disfrutar del espectáculo, un escenario de postal. Una zona casi deshabitada donde es muy difícil encontrar alojamiento o un lugar para acampar. Las pocas personas que conocimos confirmaron la presencia de osos y desaconsejaron acampar. La región es propicia para la producción de miel, hay colmenas por doquier. Finalmente nos encontramos con Alperen, nos da la bienvenida a Rizeken en su pueblo y nos ofrece alojamiento para pasar la noche. Dormimos en un lugar de oración sobre alfombras. En este pueblo la vida parece muy rudimentaria y sin comodidades, pero la amabilidad de los habitantes es invaluable.

Saldremos de Alperen temprano en la mañana para llegar a Erzurum para un breve descanso. La ciudad está conectada con una estación de esquí, Palandoken. Aquí puedes esquiar hasta 3200m en la meseta de Anatolia. 

Un pequeño cambio

Después de este breve descanso, retomamos nuestro viaje hacia la frontera con Irán. Hace mucho calor, regularmente 40°C y las carreteras son interminables con sus largas rectas pero poco tráfico. Hay que tener cuidado y llevar suficiente agua, porque los puntos de abastecimiento son bastante escasos y los pocos pueblos están bastante alejados unos de otros. Como siempre somos realmente muy bien recibidos, como en Eleskirt donde la cantidad de invitaciones es tal que podríamos haber comido 5 veces por la tarde.

Irán, el Arca de Noé y el Covid


Finalmente, después de cuatro días en la meseta de Anatolia, el martes 2 de agosto llegamos a Dogubayazit, el último pueblo antes de la frontera con Irán. Una ciudad situada en medio de la nada cerca del monte Ararat, la montaña donde según la leyenda habría varado Noé. Culmina a 5135m y su cumbre está cubierta de nieves eternas. En Dogubayazit la población es kurda ya veces sentimos durante nuestras conversaciones el malestar político de este pueblo que no es reconocido oficialmente en Turquía. Además, en un pasado relativamente reciente, hablar en kurdo se castigaba con prisión. Visita del magnífico Palacio Ishak Pasha construido sobre la antigua Ruta de la Seda y situado a pocos kilómetros de la ciudad. 

Antes de irnos intentaremos darnos un tratamiento porque tenemos todos los síntomas del Covid, pero aquí no hay test para comprobar. En unos días si todo va bien estaremos en Irán.

No te pierdas nuestro próximo artículo de unos minutos zapping sobre Turquía.

Sabías

El té es la bebida nacional y los turcos lo consumen en grandes cantidades.

los 20 millones de kurdos que viven en Turquía viven en el Este del país, oficialmente este pueblo no es reconocido en Turquía.

Reunió

  • Ecevit, su esposa e hijos los agricultores que nos hospedaron
  • Alperen y su madre que nos hospedaron en Rizeken
  • Javis y Gunta una pareja de moteros de Letonia
  • Muchos franco-turcos se encontraron con Eleskirt

Dónde estamos

Durante estos 13 días recorrimos 612 kms. 

Puedes encontrar la ruta en el mapa adjunto.

Ver en pantalla completa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Resolver : *
20 ⁄ 2 =