A lo largo del mar negro

Del martes 28 de junio al viernes 22 de julio, de Estambul a Trabzon

no es tan plano

Elegimos seguir la costa del Mar Negro desde Estambul hasta Trabzon, una ciudad situada en el noreste de Turquía. Es un largo viaje de más de 1300kms. Alternaremos carreteras desiertas y de mucho tráfico. En esta zona norte del país, las nacionales son casi siempre de dos carriles. Pero a diferencia de Francia, puedes encontrarte tanto con coches como con bicicletas, tractores o carruajes tirados por caballos. Al estar en zonas escarpadas, nos encontramos con muchos túneles largos y mal iluminados, cruzarlos es estresante.

Durante más de 25 días recorrimos el Mar Negro, que a pesar de su nombre es muy azul.

Esta parte de Turquía es muy escarpada y con un relieve muy acentuado. No es raro transitar por carreteras con porcentajes superiores al 12%. El entorno es magnífico y el interés de esta parte del país es, por supuesto, este entorno salvaje. Atravesamos también zonas urbanizadas con mezquitas de diferentes estilos y aspectos.

turismo nacional

Las orillas del Mar Negro son poco frecuentadas por turistas extranjeros. Pero durante estos 25 días por la costa, conocimos a mucha gente. La población, poco acostumbrada al turismo extranjero, es muy acogedora y curiosa con nuestro viaje. Ella nos invita regularmente a compartir su comida.

Es una región donde aún se explotan minas de carbón, cruzamos una que aún tiene 600 mineros. En esta zona norte del país el clima es bastante templado, por lo que los cultivos son muy numerosos. En pocos días podemos pasar de temperaturas muy altas a lluvias y tormentas.
Como este lunes 18 de julio que paramos en uno de los pocos campings existentes. Situado en la playa, es extraordinario. Sin embargo, la lluvia torrencial interrumpió nuestro día y en una noche la playa se cubrió con una cantidad inimaginable de troncos de árboles y desechos plásticos.

los ejes principales

Martes 19 de julio, después de dos noches en el campamento, retomamos nuestro viaje a Trabzon. Seguimos la costa durante unas pocas decenas de kilómetros antes de llegar a la carretera principal y el único camino a Trabzon. Es una ruta muy transitada que tenemos que hacer durante unos 300km. Conducimos por el arcén y cruzamos muchos túneles.

Tenemos la suerte de tener un viento muy favorable y el velocímetro marca regularmente más de 30 km/h. Superando nuestras etapas los cien kilómetros, llegamos rápidamente a Trabzon, donde nos instalamos durante varios días. Una ciudad frecuentada por turistas de países fronterizos como Irán y Armenia.

Es en Trabzon donde esperamos nuestras visas que nos permitirán ir a Irán.

Sabías

Turquía es el mayor importador mundial de avellanas. La producción se realiza en el norte del país y la población kurda realiza la recolección a mano.

algunos encuentros

  • Bahatti 75 años, 48 maratones en su haber, incluyendo 19 en Berlín.Su récord 2H46mn en Nueva York
  • Tofig y su esposa. Viven en Azerbaiyán.
  • Murat de la red Warmshowers
  • Sarah y Jacob dos mujeres turcas viajando a Rusia
  • turcos que nos invitan
  • selfies con la policia
  • Aurélien, un francés en bicicleta de Mayenne que nos tocó un acordeón. 
  • Amin un iraní que viaja en bicicleta solo en Turquía.

Dónde estamos

Durante estos 25 días a la orilla del Mar Negro recorrimos 1365 kms.Nos dirigimos silenciosamente hacia Irán.

Puedes encontrar la ruta en el siguiente mapa.

Ver en pantalla completa

Turquía

Del miércoles 22 al lunes 27 de junio, desde la frontera turca hasta Estambul

Aduaneros estrictos

La aventura continúa este miércoles 22 de junio llegamos a la frontera turca. Pasar por la aduana es largo y complicado. Un grupo de motociclistas alemanes tiene derecho a una búsqueda completa, no es broma con los oficiales de aduanas.

Un día sin ningún evento en particular en los caminos rurales sin pavimentar que nos llevan al pueblo de Üsküp donde la policía nos aloja en una sala de reuniones. En Turquía la hospitalidad es excelente, la población nos invita regularmente a tomar té.

Los próximos dos días continuamos nuestro viaje a Estambul. El tráfico de coches es bastante denso. En la ciudad de Saray, Ali, dueño de un restaurante, nos invita a dormir en su casa. Habla francés y vive en Francia desde hace 24 años. Al día siguiente dormimos en el jardín de un restaurante y como en todas partes nos ofrecen té.

Estanbul El misterioso

El sábado 25 llegamos a los suburbios de Estambul que se encuentran a unos 40 km del corazón de la ciudad. En Estambul, no hay realmente un centro de la ciudad, ya que está disperso. El tráfico es una locura, no hay carril bici, todo está dedicado a los automóviles. Manejamos ya sea en autopistas o aceras. Una ciudad donde la cantidad de mezquitas es inimaginable, las hay por todas partes. La ciudad es un horno, hace calor, el tráfico es intenso y el sonido de las bocinas de los autos es ensordecedor. Tardaremos más de 4 horas en encontrar un sitio donde dormir, un auténtico fastidio.

Estambul es una ciudad misteriosa en la que pasear y perderse en el laberinto de sus calles y el Gran Bazar. Un lugar donde te pueden vender de todo, hasta las cosas que no necesitas. Un lugar perfumado con el aroma de las especias. Estambul el lugar del misterioso Palacio de Topkapi o la magnífica Mezquita Azul.

Una megalópolis donde la mezcla de culturas impresiona, tanto te puedes encontrar con una mujer con velo hasta los ojos como con una mujer vestida muy ligera al estilo europeo. El conjunto de esta población parece vivir en perfecta armonía y con gran tolerancia.

El Bósforo y su tráfico

El lunes 27 salimos de Estambul en bicicleta. Tomamos los caminos o las aceras indistintamente. Nos deslizamos lo mejor que podemos entre el tráfico y acabamos llegando al muelle del ferry que nos permitirá cruzar el Bósforo, el famoso estrecho entre el Mar de Mármara y el Mar Negro. Decenas de transbordadores están permanentemente en acción allí. Tras esta travesía, por primera vez en nuestro viaje, pisamos Asia. Terminamos el día en Mustapha, un hotelero al que le gustan los ciclistas y nos ofrece alojamiento para pasar la noche. 

Sabías

Estambul se llamaba anteriormente Bizancio y luego Constantinopla. No es Estambul sino Ankara la capital de Turquía. 

Reuniones

  • Un grupo de ciclistas alemanes
  • Ali y su perro
  • Suleymane un restaurador muy agradable
  • Mustapha un hotelero amante de los ciclistas

Dónde estamos

Durante estos 8 días recorrimos 294 kms.Puedes encontrar la ruta en el siguiente mapa.

Ver en pantalla completa

Bulgaria

Del miércoles 15 al lunes 21 de junio, desde Rumanía hasta la frontera turca.

Una frontera en Europa

Miércoles 15 de junio, después de más de un mes en Rumanía nos preparamos para salir de este país. Un error de ruta en Constanta nos lleva a un nuevo paso, obligándonos a pasar por el puerto cerrado al tráfico. Las autoridades nos otorgan un pase especial. Es un pasaje bastante inusual pero en última instancia complicado. Nos lleva directamente por un puente, una autopista con mucho tráfico, antes de llegar a la frontera búlgara. 

Bulgaria pertenece a la Unión Europea pero al no ser parte del Área Schengen aún tiene sus fronteras, su paso es bastante fácil. 

Este primer día en Bulgaria es bastante similar al de Rumanía, largas líneas rectas bordeadas por campos de trigo y girasoles así como cientos de aerogeneradores.Este primer día dormimos en un hotel búlgaro con las comodidades básicas pero wifi de alta calidad. Al día siguiente descubrimos el desayuno típico del país. 

Los próximos dos días seguiremos el Mar Negro y visitaremos algunos lugares famosos, como la ciudad costera de Varna. Un lugar muy popular, con playas privadas cubiertas por tumbonas. La arquitectura de la ciudad no es realmente un éxito.

un pase rapido

El sábado dejamos la costa y condujimos por el campo búlgaro que, dicho sea de paso, está muy poco poblado. Las carreteras son tranquilas y cruzamos algunos pueblos. En estos caminos no existe consuelo para los viajeros y este día dormimos en Sadovo en el jardín de Ángel. Vive en una casa básica y algo ruinosa. Vive con algunos animales que seguramente terminarán en su plato. El cruce de esta campaña es bastante anacrónico y en ocasiones parece que viajamos a otra época. El resto de la ruta nos lleva a Burgas y Sozopol donde terminamos nuestra semana. Este último se encuentra a pocos kilómetros de la frontera con Turquía, país del que hablaremos en el próximo artículo.

Solo habremos pasado unos días en Bulgaria, un país poco visitado por turistas extranjeros y donde los intercambios se complican por el idioma y su alfabeto cirílico.

Sabías

Aunque pertenece a la UE, la moneda de Bulgaria es el LEV y no el Euro. El 95% de la población es ortodoxa.

Reuniones :

  • Ángel un señor muy agradable que nos permitió acampar en su jardín
  • Popov un búlgaro que nos acogió en su casa de más de 400m2
  • Olga y André, una pareja rusa que huyó de su país y ahora vive en Bulgaria. Tienen un criadero en el que crían gatos atigrados de Bengala.

Dónde estamos

Durante estos 7 días recorrimos 401 kms.Puedes encontrar la ruta en el mapa adjunto.

Ver en pantalla completa