Mar Negra

Del viernes 3 al martes 14 junio 22, de Bucarest al Mar Negro

Enormes llanuras

Este viernes 3 de junio salimos de Bucarest rumbo al Mar Negro, y como siempre salir de una gran ciudad es complicado. Conducimos durante varios días en el campo rumano por carreteras tranquilas pero de mala calidad. Seguimos inmensas llanuras sembradas de trigo, estimamos una en más de 20.000 hectáreas. Vamos a necesitar cosechadoras para los cultivos.A lo largo de sus caminos se encuentran muchos monasterios magníficos. Los intercambios con la población se dificultan a causa del idioma.

Un camping muy local.

Lunes 6 de junio, el campamento local ya no existe después de la reciente pandemia, terminamos en el jardín de Nicoleta y Haorel, en Topalu, donde acampamos cerca del gallinero. No hace falta despertarse el martes los gallos se encargan. Después de una cálida despedida con nuestros anfitriones, aquí vamos de nuevo a través de estas inmensas llanuras. Una jornada de 120 kms que finalizamos en Braila una ciudad de 200.000 habitantes con una intensa actividad por el tráfico portuario y el tránsito de camiones que parten hacia Ucrania y Moldavia. El miércoles salimos de la ciudad tomando un ferry para cruzar el río y pasar un día cualquiera que terminamos en casa de Eugen. Lo dejaremos al día siguiente con mucha emoción, fue muy acogedor. Antes de llegar al delta del Danubio en Tulcea, una breve visita al monasterio de Coco.

El Danubio

El viernes recorremos el delta del Danubio en barco durante más de 80kms. Lo atravesamos a través de un verdadero laberinto. La fauna y la flora están presentes en grandes cantidades. No hay camino para acceder a esta parte del río y pueblos como Sulina. Los habitantes de este último sólo pueden viajar en barco. Un largo día que nos lleva al Mar Negro. 

Constanta y el Mar Negro

El sábado 11 de junio salimos de Tulcea y los siguientes 3 días nos llevan por zonas de cultivos donde se encuentran cientos de aerogeneradores, es sencillo hay por todas partes. También tenemos la oportunidad de admirar las iglesias ortodoxas y en particular la de Sarichioi, qué belleza estos techos dorados con formas bien acentuadas. El lunes llegamos a Constanta, una ciudad costera en el Mar Negro. Aquí la mayoría de las playas están ocupadas por tumbonas y es difícil instalarse allí si no quieres alquilar una. En Constanta, la mezquita real Carol I es magnífica y es un símbolo del multiculturalismo de Rumania. La terraza ubicada en la parte superior de su minarete ofrece una vista impresionante de la ciudad y sus playas. Aprovechamos el lugar para descansar y relajarse.

Sabías

Rumanía es el segundo mayor productor de cereales de la Unión Europea después de Francia. La calidad del trigo es equivalente al producido en Francia.

Reuniones

  • Nicoleta y Haorel, un mecánico, nos permitieron acampar en su jardín. Una pareja maravillosa que nos ofrecerá postres.
  • Eugen que nos alimentó y nos acogió en su magnífica villa. Es un rumano que trabajó durante 12 años en España y volvió a vivir al país para su jubilación. 
  • Un grupo de rumanos que nos permitieron degustar un buen vino rumano.
  • Una mujer polaca que viaja sola en bicicleta.

Dónde estamos

Durante estos 12 días recorrimos 742 kms.Puede seguir nuestra ruta en el mapa adjunto que está disponible en el sitio con una actualización regular.

Ver en pantalla completa

SERBIA

Del miércoles 18 al domingo 22 de mayo, De Baja a Timisoara vía Serbia

De paso por Serbia

El miércoles 18 de mayo, después de dejar Baja, conducimos el último día en las grandes llanuras del campo húngaro, solo campos de cultivo, aquí no hay animales excepto algunos ciervos. El viento sopla con fuerza y luchamos por llegar a la frontera con Serbia. Un país que no pertenece a la UE y donde, por lo tanto, los controles aduaneros siguen siendo relevantes. En Serbia nada funciona como en los países de la UE, no hay euros y las suscripciones telefónicas son demasiado caras. Terminamos nuestro día en la ciudad de Subotica, una ciudad con una arquitectura bastante cuidada. Durante los próximos dos días viajamos por el campo de las llanuras serbias. El idioma del país es difícil de entender y tenemos mucha dificultad para comunicarnos con la población. Afortunadamente, se inventaron los traductores telefónicos.

A Timisoara

El viernes 20 de mayo, después de tres cortos días en Serbia, llegamos a Rumania, donde aún se mantienen los controles aduaneros. Estamos en un país de la UE que no forma parte del espacio Schengen. No hay mucho tráfico en esta parte del país y hay grandes rectas en carreteras en mal estado. Descubrimos un campo que parece muy pobre con muchas casas en ruinas pero la paradoja es que regularmente vemos autos muy grandes estacionados frente a estas mismas casas. En Rumanía el precio de la gasolina está entre 1,8 y 1,9 euros. 

El sábado nos lleva a Timisoara. Una ciudad que en 1989 fue escenario de los disturbios que llevaron al asesinato del presidente Nicolae Ceausescu, considerado un dictador.

Timisoara es una hermosa ciudad donde se puede admirar una catedral ortodoxa que es una joya arquitectónica. 

la iglesia ortodoxa de Rumanía es nacional y mayoritaria. Es la Iglesia del Pueblo Rumano. Durante las celebraciones los ortodoxos permanecen de pie, para ello hay muy poco asiento en una iglesia ortodoxa. Deberíamos volver a hablar de esta religión en nuestras próximas publicaciones.

Timisoara es una ciudad donde su parte central está esencialmente reservada para los peatones. 

Sabías

La moneda rumana es el LEU (plural LEI) y la de Serbia el dinar serbio.

No hay reunión específica durante este período.

Dónde estamos

Durante estos 6 días recorrimos 273 kms. 

Puedes ver nuestra ruta en el mapa adjunto.

Ver en pantalla completa

Hungría

Del miércoles 11 al miércoles 17 de mayo cruzamos Hungría

Perdida de vista

Este miércoles salimos bastante temprano del camping de Vienne y dejamos a nuestro vecino de lona Jordan, que pone rumbo al norte de Europa. Le deseamos mucha suerte en su proyecto de gira mundial.

Encontramos las orillas del Danubio y llegamos a Hungría. Un país donde la superficie de las zonas de cultivo es impresionante, campos hasta donde alcanza la vista para el trigo y otros cereales. Pero dónde están las vacas en Hungría, no vemos ninguna en estas vastas llanuras. Según investigaciones, los húngaros comen muy poca carne roja. El cerdo es la carne más consumida y la base de muchos platos.

Durante dos días conducimos a lo largo del río y acampamos en lugares bastante aislados. Pasamos cerca de la ciudad de Bratislava en Eslovaquia. Después de tres días, Budapest está a la vista. Es una ciudad donde los ciclistas usan mucho las aceras.

Acampamos en el jardín de un particular que ha montado un pequeño camping de unas diez plazas. Un gran éxito y es genial poder acampar en el corazón de Budapest. 

Fin de semana en la capital

Budapest, capital de Hungría, es una ciudad que nos complace visitar. La visita en bicicleta permite moverse rápidamente en esta capital cargada de historia. Una visita al Castillo de Budapest es imprescindible. Alberga la biblioteca nacional y el museo de historia. Aquí el tradicional cambio de guardia es parte del entretenimiento diario y atrae a muchos turistas. Pasear por las calles en bicicleta te permite admirar la arquitectura de la ciudad. Budapest tiene muchos monumentos que no se pueden visitar pero que hacen el encanto de la ciudad. Líneas de tranvía con un diseño un tanto anticuado recorren la ciudad.

Después de este fascinante fin de semana en Budapest, dejamos el campamento y nuestros cuatro compañeros de campamento para encontrar las orillas del Danubio y poner rumbo a Serbia. 

Sabías

La moneda de Hungría es el florín húngaro y no el euro aunque pertenece a la UE.

Reuniones

En el camping mini Bucarest nos encontramos con los 4 ocupantes:

Anne y Florian una pareja de la región de Nantes en bicicleta en Europa durante 6 meses

Thimeteo, un motero irlandés que conocimos en el camping, le encanta cocinar y nos invitó a compartir la comida.

Georg un campista alemán que también viaja en bici

A orillas del Danubio charlamos un buen rato con Sandra y Jordan, dos stickófilos en un viaje en bicicleta.

Dónde estamos

Cruzamos Hungría donde recorrimos 580 kms. 

Puedes ver la ruta en el mapa adjunto.

Ver en pantalla completa